martes, 5 de abril de 2011

Ataque Coronario



Tras las constantes recriminaciones
sobre el mal que produje en aquellos que,
de algún modo,
nos vinculaba un afecto,
tras ese descuido, tras el daño y la enfermedad,
me presento como Esa que ha roto y destrozado sensibilidades.
Esa que ha vuelto seres hipertensos.
Esa que es preferible no nombrar ya que su nombre es casi único.
Esa que ha causado mares de llanto y océanos de dolor.
Esa que sólo sabe atacar corazones.
Esa, soy yo: Coronaria.
Reina de Corazones.






Coronaria y sus Cómplices